• CIEIA2020

8 de mayo




8 de mayo de 1930

Última jornada de las corales catalanas en Sevilla




El jueves 8 de mayo, después de sus grandes éxitos, fue el último día que el Orfeón Catalán y la Cobla Barcelona pasaban en Sevilla, una jornada que transcurrió entre homenajes y actividades lúdicas. Mientras, seguían celebrándose la Asamblea de Decanos de los Colegios de Abogados de España, y se clausuraba el III Congreso Internacional de Geografía e Historia Hispanoamericanas, presido por Elías Tormo y Monzó, ministro de Instrucción Pública y Bellas Artes, recién llegado a Sevilla.


Ese día, y también en los siguientes, la prensa daba cuenta de la publicación del Libro de Oro Ibero Americano, catálogo oficial y monumental de la Exposición de Sevilla, lujosamente impreso y editado por la Unión Ibero Americana. La obra, que por sus condiciones tipográficas fue llamada “monumental”, reunía artículos sobre riquezas, bellezas y obras de arte del país, escritos por prestigiosos intelectuales españoles como Domenech, Cossio, Gómez de la Serna, Eugenio D' Ors, Melchor, Fernández Almagro, Federico García Lorca, Méndez Bejarano, Álvarez Quintero, Rodríguez Marín, Machado, Santiago Montoto y José A. Vázquez, entre otros muchos.


Por la mañana

Aquella mañana, desde bien temprano comenzaron las visitas de personajes ilustres al recinto de la Exposición. Entre ellas, la de Elías Tormo y Monzó, ministro de Instrucción Pública y Bellas Artes que, por la mañana, había llegado a Sevilla, acompañado de sus hijos en el expreso de Madrid. Tormo estuvo en el recinto con Ramón Carande, rector de la Universidad de Sevilla, quien le había recogido en la Estación de la Plaza de Armas acompañado por otras autoridades académicas. Estaba especialmente interesado en las instalaciones de su Ministerio, que aún no conocía. La visita fue en cualquier caso muy rápida, pues a las once debía presidir la clausura del III Congreso Internacional de Geografía e Historia Hispanoamericanas en el Salón de Actos del Edificio Central de la Plaza de España. En aquella sesión se acordó que los congresistas viajaran a La Rábida, al día siguiente, y que visitaran el Archivo de Indias, además de solicitar al gobierno que la carabela Santa María viajara a América.


Mientras tanto, los participantes en la Asamblea de Decanos de los Colegios de Abogados de España, acompañados de sus familiares, visitaban las instalaciones de la Plaza de España, y con especial dedicación, las del Ministerio de Trabajo y Previsión, la Exposición histórica del Reino de Sevilla y las maquetas del Descubrimiento y Colonización de América.


La mañana fue especialmente intensa para los orfeonistas que pasaban su último día en Sevilla. A las diez, un grupo de señoritas orfeonistas, acompañadas por su capellán, acudieron a la Parroquia de San Gil para cantar ante la imagen de la Virgen de la Esperanza Macarena la plegaria mariana de Millet y la canción religiosa Al cielo azul. A los pies de la imagen, depositaron el ramo de flores que un niño vestido con la barretina entregó, la tarde anterior, al director Millet en el concierto de la Exposición. El acto terminó con unas palabras de Puntí, capellán del orfeón, y entonando todos la Salve en gregoriano; a continuación, las orfeonistas desfilaron una a una delante del altar, depositando una flor, y entregaron a la hermandad una fotografía de la Virgen.


A la una y media, en el Hotel Alfonso XIII, el Ayuntamiento y la Diputación Provincial de Sevilla ofrecieron un almuerzo a los representantes de la Diputación barcelonesa y a los miembros la Junta del Orfeón. Por la primera eran su vicepresidente Santiago de la Riba, los diputados provinciales José María Fraderas y Alberto Bastardas; el delegado del pabellón de Barcelona Pascual de Pobil; el director del Orfeón Luis Millet, los subdirectores, Puyol y Gibert, los maestros Salvat y Tomás, y la profesora Melle. Por parte de la Junta del Orfeón, su presidente Cabot y sus miembros Renart, Boada y Moragas.


Por la tarde

Los protagonistas de la tarde volvieron a ser los decanos de los colegios de abogados de España y los orfeonistas y los asambleístas de las Cajas Colaboradoras del Instituto Nacional de Previsión, cuyas sesiones se estaban celebrando desde hacía unos días en la ciudad.


La actividad de los decanos de los colegios de abogados de España


Aquella tarde, el pleno de la Asamblea de Decanos de los Colegios de Abogados de España se reunió en sesión pública en la Sala de Plenos de la Audiencia, bajo la presidencia de Adolfo Rodríguez Jurado, decano de Sevilla. En el pleno se leyeron las ponencias de la sección primera. Levantada la sesión, se convocó para el día siguiente a las diez y media en el Salón de Actos de la Plaza de España.


A las cuatro, los congresistas visitaron las instalaciones del Instituto Hispano-Cubano, situado en el antiguo convento de los Remedios, en la Plaza de Cuba, que estaba siendo rehabilitado gracias a la financiación aportada por Rafael González Abreu. Al acto asistieron el donante del edificio, el director del Instituto, Ots; el ministro de Instrucción pública, Elías Tormo; el comisario regio, Carlos Cañal; la mesa del Congreso y todos los miembros que habían tomado parte en su organización. Tras una detenida visita a las distintas dependencias, en uno de los salones de la planta baja se sirvió un té. A las nueve y media de la noche, en el Casino de la Exposición, el Comité de la Exposición ofreció una cena en honor de los congresistas a la que, tras los discursos, siguió un animado baile.


La tarde de los orfeonistas


A las tres, los orfeonistas y los congresistas salieron en autobuses de excursión al Cortijo de Quintillo. Allí se celebró una fiesta campera, con faenas de tienta y encierro. Visitaron el cortijo y la Capilla de la Virgen del Carmen, donde oraron. Después se bailaron, sardanas y se les obsequió con una naranjada; La Cobla tocó la sardana La Santa Espina, que fue bailada por todos los orfeonistas y algunos sevillanos. Seguidamente, en la placita del cortijo se corrieron ocho becerras que resultaron muy bravas; algunos orfeonistas que quisieron lucir sus habilidades se lanzaron al ruedo con los consabidos revolcones. También actuaron dos toreros cómicos, El Enano y Arlequín.


El Orfeón Catalán en el cortijo de Quintillo (fot. Centre de Documentació de l'Orfeó Català).



Después se sirvió una merienda, durante la que se tocaron y bailaron sardanas, y la banda municipal dio un concierto.


Los orfeonistas bailando en el cortijo de Quintillo (fot. Centre de Documentació de l'Orfeó Català).



La fiesta se prolongó fiesta hasta poco antes de la salida del tren especial en el que, desde la Estación de Plaza de Armas a las nueve y media de la noche, los integrantes del Orfeón y la Cobla, habrían de dejar la ciudad. El embarque fue amenizado por la banda municipal de música, mientras eran despedidos por el alcalde, el presidente de la Diputación y de la Asociación de Caridad, numerosos vocales del Comité, diputados y concejales, la colonia catalana y numeroso público.


Aunque no hay referencias en los periódicos consultados, hay testimonios gráficos de la visita del Orfeón al Alcázar y otros puntos de la ciudad.





En honor al Orfeón Catalán, en el Pabellón de los Estados Unidos, se programó para la mañana de ese domingo una audición especial, a través de su instalación de la Vitrola Ortofónica, de una selección discos con piezas interpretadas por dicha masa coral.



Un té en honor de los asambleístas de las Cajas Colaboradoras del Instituto Nacional de Previsión


Por la tarde, en la terraza el Casino de la Exposición, el Comité ofreció un té a los asambleístas de las Cajas Colaboradoras del Instituto Nacional de Previsión. A este asistió el ministro de Instrucción Pública, Elías Tormo; el comisario regio, Carlos Cañal; el presidente del Consejo directivo de la Caja de Sevilla, Laffón, y todos los asambleístas, acompañados de sus familias. En los intermedios de los bailes actuó la bailaora Matilde Muñoz, Rosarito Muñoz, Amparo Sánchez y Eloísa Albéniz, que fueron largamente aplaudidas por los asistentes.


En el Teatro de la Exposición

A las diez y cuarto de la noche, en el Teatro de la Exposición, la Compañía de María Guerrero y Femando Díaz de Mendoza estrenó El ladrón, una famosa comedia de Henry Bernstein que había obtenido un clamoroso éxito durante la temporada del Teatro Español de Madrid.


Noticias de la prensa local sobre la jornada

  • La última jornada en Sevilla del Orfeón Catalán. En El Noticiero Sevillano, de Sevilla. 9 de mayo de 1930, p. 1.

  • Una plegaria del Orfeón Catalán a la Virgen de la Esperanza. En El Correo de Andalucía, de Sevilla. 9 de mayo de 1930, p. 1.

  • El Orfeó Catalá y la Cobla ''Barcelona " regresaron anoche. En El Correo de Andalucía, de Sevilla. 9 de mayo de 1930, p. 1.

  • Los conciertos del Orfeón Catalán y la Cobla de Barcelona. En El Noticiero Sevillano, de Sevilla. 08 de mayo de 1930, p. 1.

  • El Orfeó Catalá. En El Noticiero Sevillano, de Sevilla. 07 de mayo de 1930, p. 1.

  • El agasajo a los miembros del Orfeó Catalá. En El Noticiero Sevillano, de Sevilla. 8 de mayo de 1930, p. 6.

  • Concierto dominical en el pabellón de los Estados Unidos de América. En El Noticiero Sevillano, de Sevilla. 9 de mayo de 1930, p. 2.

  • Asamblea de Decanos de los Colegios de Abogados de España. En El Noticiero Sevillano, de Sevilla. 9 de mayo de 1930, p. 1.

  • El ministro de Instrucción Pública en Sevilla. En El Noticiero Sevillano, de Sevilla. 9 de mayo de 1930, p. 8.

  • III Congreso de Geografía e Historia Hispano Americana. En El Noticiero Sevillano, de Sevilla. 9 de mayo de 1930, pp. 2 y 8.

  • III Congreso de Geografía e Historia Hispano Americana. En El Noticiero Sevillano, de Sevilla. 8 de mayo de 1930, p. 6.

  • Asamblea del Instituto Nacional de Previsión y Cajas Colaboradoras. En El Noticiero Sevillano, de Sevilla. 9 de mayo de 1930, p. 2.

  • El Libro de Oro Ibero Americano. En El Noticiero Sevillano, de Sevilla. 8 de mayo de 1930, p. 7.

  • Programa de la Exposición del día. En El Noticiero Sevillano, de Sevilla. 8 de mayo de 1930, p. 6.


Cómo citar esta entrada

8 de mayo de 1930. Última jornada de las corales catalanas en Sevilla. En El Diario de la Exposición, de Juan José Cabrero Nieves y Amparo Graciani, https://www.eldiariodelaexposicion.com/post/8-de-mayo-de-1930. Sujeto a Licencia Creative Commons.



60 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo