• CIEIA2020

4 de marzo




4 de marzo de 1930

Los excursionistas previsores y la cabalgata carnavalesca




El martes 4 de marzo los obreros pensionados por el Instituto Nacional de Previsión pasaron la primera jornada en Sevilla, con un día completo de actividades organizadas por el Comité de la Exposición que les agasajó y colmó de atenciones. Por la tarde tendría lugar uno de los espectáculos más singulares de la Exposición: la cabalgata carnavalesca, que discurrió dentro del recinto.



La jornada de los obreros pensionados del I.N.P.


A las nueve de la mañana los excursionistas se congregaron en el domicilio social de la Caja de Seguros Sociales de Andalucía Occidental, donde les fueron entregados documentación, folletos y guías de la Exposición.

Ante la fachada de la Caja de Seguros Sociales de Andalucía Occidental (Reseña de La visita de los obreros previsores a la Exposición Iberoamericana de Sevilla).


A continuación, en tres grandes autobuses, hicieron un recorrido por la ciudad, que terminó en la puerta de San Diego, por la que accedieron al recinto de la muestra.


En la estación de Bécquer, tomaron un tren especial del ferrocarril en miniatura, que el Comité puso a su disposición con objeto de que tuvieran una impresión general del recinto; además se les proporcionaron pases especiales para entrar a este.


Después se trasladaron a la Plaza de España; allí visitaron todas las instalaciones oficiales, entre ellas el stand del Instituto Nacional de Previsión, donde fueron recibidos por el comisario regio Carlos Cañal, y las salas de Historia de Sevilla, Casa Romántica y Colonización de América.


Visita de los obreros al stand del Instituto Nacional de Previsión, acompañados del señor Carlos Cañal (Reseña de La visita de los obreros previsores a la Exposición Iberoamericana de Sevilla, p.75).







Por la tarde regresaron al recinto de la Exposición para presenciar el desfile de la cabalgata, del Carnaval, organizada por el Comité del certamen.


Por la noche, contemplaron la magnífica iluminación de las distintas avenidas del recinto y de los jardines del Parque de María Luisa.



El tercer día de Carnaval: la cabalgata

Entre las cinco y las ocho de la tarde se celebró uno de los eventos más esperados: la cabalgata carnavalesca que desfilaría por el Sector Sur del certamen. Esta había sido organizada por los vocales de la Comisión de Festejos de la Exposición, los señores conde de Camporrey, Molano, Delgado Brackenbury, Piñar y Pickman. Para las comparsas, se contaba con la colaboración desinteresada de señoritas y jóvenes como primeras figuras.


La expectación era tal que desde mediodía en las taquillas de la Exposición se formaron largas colas para adquirir los billetes de entrada al recinto. La Empresa de Tranvías hacía todo lo posible para trasladar a la muchedumbre que se dirigía a presenciar el desfile. A las tres de la tarde, las avenidas del Sector Sur estaban repletas de público.


El cortejo se abrió con el primer grupo titulado El Carnaval primitivo; lo encabezaba la guardia municipal montada con traje de gala, seguida de cinco diablos rojos, montados a caballo, con sus trofeos y las víboras liadas a la cintura; detrás, los gnomos rodeando la bola del mundo, y a continuación unos encadenados castigados por otros demonios furibundos.


La banda del Regimiento de Soria precedía a la primera carroza, La caldera de Pedro Botero, calentada por llamas, símbolo del infierno, entre las que destacaban los terribles rostros de los Siete Pecados Capitales.



Carroza la Caldera de Pedro Botero (© ICAS-SAPH. Fototeca Municipal de Sevilla. Fondo Sánchez del Pando).


En el grupo segundo, titulado Las Brujas, la Diosa Belleza, representada por una dama de gran hermosura modestamente vestida, era llevada a caballo prisionera por cuatro brujas, a las que seguían otras brujas montadas sobre escobas, que hacían ensordecedores ruidos sartenes, latas y otros útiles.


A continuación, venía una carroza de gran efecto escenográfico, que simulaba una ciudad de noche, aludiendo el momento en que las brujas se adueñan ddel espacio negro. Diferentes monstruos asomaban sus enormes cabezas por las ventanas y lanzaban ensordecedores gritos, y sobre la terraza, varias brujas celebraban su fiesta por las presas hechas. La prensa refería que portaban admirables caretas, y que la presentación del grupo era muy espectacular y artística.



Carroza Las brujas (fot. Fernández, publ. en La Vanguardia, Suplemento, 9 de marzo de 1930, p. 3)


El tercer grupo, El sueño de Arlequín, era, al decir de la prensa, uno de los más interesantes y coloristas; estaba formado por grupos de Pierrots, con sus trajes blancos y negros, y Colombinas de alegres indumentarias, portando bandurrias, laúdes y panderetas, para dar una serenata a su amada Colombina, uniéndose las estudiantinas a esta comparsa.



Grupo El sueño de Arlequín (fot. Archivo ABC).


Lo seguía una gran carroza representando el naufragio de la carabela donde viajaba Colombina, debido una tempestad representada por gigantescas olas, y a Pierrot salvando a Colombina, y llevándola con los suyos a la Luna. La decoración de la carroza se completaba con ricas telas y grupos de mariposas.



Carroza El naufragio (fot. Serrano, publ. en La Vanguardia, Suplemento, 9 de marzo de 1930, p. 3).



El cuarto grupo, titulado Carnaval romántico, representaba a caballeros y damas de la época de Luis XV, que acudían al Jardín del Amor a presenciar el desfile del Carnaval en artísticas literas y sillas de mano. Según la prensa ese fue el grupo que más gustó al público.



Algunos personajes del grupo El Carnaval romántico con algunos de los artistas y artesanos creadores (© ICAS-SAPH. Fototeca Municipal de Sevilla. Fondo Sánchez del Pando).


Tras el desfile suntuoso de literas y grupos de criados portando flores para lanzarlas en el desfile del Carnaval, una carroza representaba la terraza de un jardín versallesco desde la que damas y caballeros, con vistosos disfraces de distintas épocas, lanzaban flores.


Litera portada por criados (fot. Fernández, publ. en La Vanguardia, Suplemento, 9 de marzo de 1930, p. 3).


Carroza del Jardín Versallesco (Col. particular de Amparo Graciani).



El quinto grupo, titulado Su Majestad el Carnaval, lo formaban máscaras con trajes de damas venecianas, príncipes, marinos, arlequines y bufones, vestidos a la usanza del siglo XX, unos montados sobre cebras y otros conducidos en modernas literas; anunciaba la llegada de S. M. el Carnaval en una carroza rodeada por sus criados, que lucían vistosos trajes y portaban antorchas encendidas. S.M. iba en un rico sillón sobre una gran esfera dorada; una rica corona ceñía su cabeza y sobre sus hombros llevaba el gran manto real, que cubría toda la parte posterior de la carroza. En su mano derecha, S.M. llevaba el cetro con el que daba órdenes a sus criados.



Carroza S.M. El Carnaval (fot. Fernández, publ. en La Vanguardia, Suplemento, 9 de marzo de 1930, p. 3).


Según la crónica periodística, maravillado por el sugerente y artístico espectáculo, el público no escatimó en aplausos, en especial cuando al anochecer las carrozas encendieron sus juegos de luces.


Hacia las ocho de la tarde el cortejo finalizó su entrada en el Pabellón de Maquinaria del Sector Sur. Según la prensa, unas sesenta mil personas presenciaron el desfile. Por el éxito alcanzado, este se repitió el domingo siguiente, el Domingo de Piñata, para que acudieran quienes no hubiera podido.


En el teatro en la Exposición

Aquel día, en el Teatro de la Exposición, a las diez y cuarto de la noche, la Compañía dramática de Francisco Morano puso en escena El ávaro, comedia de Moliere adaptada por Dámaso de Isusquiza. Con esta función la compañía se despedía de este teatro.


Noticias de la prensa local sobre la jornada

  • Sevilla se trasladó al recinto de la Exposición para presenciar el paso del cortejo. En El Noticiero Sevillano, de Sevilla. 5 de marzo de 1930, p. 1.

  • El Carnaval. En El Correo de Andalucía, de Sevilla. 5 de marzo de 1930, p. 1.

  • Nos dice el señor Cañal. En El Correo de Andalucía, de Sevilla. 6 de marzo de 1930, p. 1.

  • Fiestas de Carnaval. Programa de la mascarada. En El Noticiero Sevillano, de Sevilla. 4 de marzo de 1930, p. 5.

  • Los pensionados del Retiro Obrero se encuentran en Sevilla, visitando la Exposición. En El Noticiero Sevillano, de Sevilla. 5 de marzo de 1930, p. 8.

  • La visita de los pensionados del Retiro Obrero a la Exposición. En El Correo de Andalucía, de Sevilla. ¡5 de marzo de 1930, p. 1.

  • Reseña de la visita de los obreros previsores a la Exposición Iberoamericana de Sevilla. (1930) Publicaciones del Instituto Nacional de Previsión, p. 13.

  • Espectáculos. Teatro Exposición. En El Noticiero Sevillano, de Sevilla. 4 de marzo de 1930, p. 2.


Cómo citar esta entrada

4 de marzo de 1930. Los excursionistas previsores y la cabalgata carnavalesca. En El Diario de la Exposición, de Juan José Cabrero Nieves y Amparo Graciani, https://www.eldiariodelaexposicion.com/post/3-de-marzo-de-1930. Sujeto a Licencia Creative Commons.



130 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo