• CIEIA2020

23 de octubre




23 de octubre de 1929

Llega el general Carmona



El miércoles 23 de octubre el presidente de la República portuguesa, el general Antonio Óscar de Fragoso Carmona, llegó a Sevilla; con tal motivo, los edificios de los centros oficiales, los casinos y las casas particulares lucían en sus fachadas colgaduras con la bandera portuguesa, y la plaza de San Fernando se iluminó con farolillos a la veneciana (es decir, de papel con una vela) con los colores de las banderas de los dos países.


Los reyes pasaban su segundo día en Sevilla. Alfonso XIII, aquejado de un catarro, hubo de permanecer en el Alcázar, por lo que la reina y los infantes doña Beatriz, doña Mercedes y don Jaime presidieron los actos programados para aquella jornada. Mientras tanto, continuaba la Semana Nacional de Chile.


Ese día se tuvo conocimiento de que el presidente de la República de Chile, el general Ibáñez, había salido ileso de un atentado, lo que conllevó la remisión de la protesta de Alfonso XIII y Primo de Rivera al embajador extraordinario de Chile, Conrado Ríos Gallardo.


El programa de la mañana

Las visitas reales

A las once de la mañana, la reina y los infantes salieron del Alcázar, para visitar primero el Pabellón de Chile, y luego el Pabellón de Colombia.

En el primero fueron recibidos por el embajador extraordinario de Chile Conrado Ríos Gallardo, el comisario Edwards, el arquitecto del pabellón Juan Martínez Gutiérrez y demás miembros de la delegación.



La reina Victoria Eugenia, acompañada por José Cruz Conde y Conrado Ríos Gallardo, camino del Pabellón de Chile (fot. de Serrano. ©ICAS-SAHP, Fototeca Municipal de Sevilla, fondo Serrano).


La prensa refiere que se detuvieron especialmente en la Sala de Artes y Oficios y en la de Historia, donde se exponían dos maquetas: una de la cultura Araucana, de cuyas costumbres se mostraban también dioramas, y otra de Santiago de Chile en 1551. En su visita, el embajador Ríos Gallardo regaló a la reina la colección de piezas de plata araucana que se exponía en el pabellón.



La reina Victoria Eugenia en su visita al Pabellón de Chile (fot de Dubois. Archivo Familia Sánchez Apellániz).


La reina Victoria Eugenia en su visita al Pabellón de Chile.



La reina Victoria Eugenia saliendo de su visita al Pabellón de Chile (fot de Dubois. Archivo Familia Sánchez Apellániz).


Terminada la visita al pabellón chileno, se trasladaron al Pabellón de Colombia, donde fueron recibidos por el embajador Jorge Vélez y el comisario del pabellón Pinto Valderrama. La reina elogió la originalidad de la decoración del pabellón, realizada por el colombiano Rómulo Rozo, de quien recibió una figura de bronce representando la Música. También visitaron el Salón de las Esmeraldas, el del Tesoro de los Quimbayas, y la Sala de Plata, en la que se exhibían tres bandejas de plata, trabajadas a martillo, orladas con los escudos de las repúblicas americanas, con las que el gobierno colombiano obsequiaba a los reyes de España.


La reina Victoria Eugenia saliendo de su visita al Pabellón de Colombia (fot. de Serrano. Archivo Familia Sánchez Apellániz).



La reina Victoria Eugenia saliendo de su visita al Pabellón de Colombia (fot. de Dubois. Archivo Familia Sánchez Apellániz).




Llega el general Carmona

A las dos y media, el presidente de la República portuguesa, el general Antonio Óscar de Fragoso Carmona, llegó a Sevilla en tren especial procedente de Barcelona. El general venía acompañado de su séquito, el general Ivens Ferraz presidente del Consejo de ministros de Portugal, el comandante de Marina Fonseca Montero ministro de Estado y el coronel Raúl Estévez ministro de Negocios Extranjeros.


En el andén, Carmona fue recibido por el infante don Jaime, en representación del rey, y por el general Primo de Rivera y autoridades sevillanas. Después, el general se marchó al Hotel Alfonso XIII, donde se hospedó durante su estancia en Sevilla.

La jornada vespertina

Los protagonistas de la tarde fueron tres. Primo de Rivera, el general Carmona y el infante don Jaime, quien por el malestar del rey asumió su responsabilidad ya que la reina y las infantas debieron de quedarse descansando en el Alcázar, después de la intensa mañana en los Pabellones de Chile y Colombia.


Primo de Rivera impone la medalla al Mérito Naval al comendante Guillén


Aquella tarde, después de una larga estancia para asistir a los actos del Día de La Raza, la fragata argentina Presidente Sarmiento dejaría Sevilla. El gobierno, que ya había dado muestras de su agradecimiento invitando a los cadetes a visitar Madrid, hizo otro gesto. Así, a primera hora de la tarde, en presencia de las autoridades sevillanas, el embajador y el cónsul de Argentina, y ante la tripulación, los oficiales y los cadetes, que estaban formados en cubierta, el general Primo de Rivera impuso la medalla del Mérito Naval a Guillén, el comandante de la fragata, y otros oficiales de la misma. Tras el acto y saltar a tierra las autoridades que habían asistido al mismo, la tripulación inició las maniobras para poner proa al mar, mientras la banda de a bordo tocaba la marcha real y el himno argentino. A las cinco de la tarde, la fragata zarpó del muelle donde se encontraba fondeada, mientras el gentío tributaba una cariñosa despedida a los marinos argentinos, en respuesta al llamamiento del alcalde.


El general Carmona visita los pabellones de Portugal y Macao


A la misma hora que zarpaba el “Presidente Sarmiento”, el general Carmona se trasladaba al Pabellón de Portugal, donde se encontraba con Primo de Rivera y la delegación portuguesa en la Exposición.



El general Carmona, Primo de Rivera y la delegación portuguesa en la Exposición, en el patio del Pabellón de Portugal (fot. de Serrano. Archivo Familia Sánchez Apellániz).


Tras una detenida visita al mismo, pasaron todos a visitar el pabellón de Macao.


El general Carmona, Primo de Rivera y la delegación portuguesa en la Exposición camino del Pabellón de Macao (fot. de Bubois. Archivo Familia Sánchez Apellániz).


Posteriormente, el presidente portugués hizo un recorrido en automóvil por la Exposición, para después dirigirse a la Plaza de España, donde visitó las instalaciones históricas y artísticas de la misma. Después, acompañado de su séquito y de José Cruz Conde, director de la Exposición, se dirigieron al Pabellón del Brasil, donde fueron recibidos por el comisario, Pablo Vidal y miembros de su delegación, que los obsequiaron con una taza de café brasileño.



El general Carmona, el comisario del Pabellón de Brasil, Pablo Vidal y miembros de la delegación brasiñeña (fot. de Sánchez del Pando. Archivo Familia Sánchez Apellániz).


Antes de regresar al hotel, Carmona pudo admirar las magníficas iluminaciones artísticas de la Exposición.


Aunque la actividad vespertina giró en torno a las figuras de Carmona y Primo de Rivera, aquella tarde hubo otros dos puntos de interés. Uno fue la nueva sede de la Maestranza de Caballería, que aquella tarde visitó el infante don Jaime, siendo recibido por el teniente hermano mayor, marqués de Alventos. De otra parte, en el teatro de Pabellón de Chile, donde a las seis y media de la tarde, se celebró un acto literario musical con la colaboración del extraordinario pianista don Claudio Arrau.


La noche en el recinto

Por la noche, el director la Exposición y el alcalde de Sevilla obsequiaron al presidente de la República de Portugal con un banquete en el Hotel Alfonso XIII, en el que el infante don Jaime representó al rey. La cena estuvo amenizada por un sexteto que ejecutó números de música española y portuguesa.


Tras la cena en el Casino de la Exposición, la Diputación Provincial de Sevilla organizó un baile en honor a los asistentes a la III Asamblea de Diputaciones Provinciales que se estaba celebrando durante aquellos días en la ciudad. A este, asistieron el infante don Jaime, el general Carmona, el general Primo de Rivera, el infante don Carlos y todas las autoridades e invitados que habían participado en la cena en el Hotel Alfonso XIII.


Noticias de la prensa local sobre la jornada

  • La Reina y los infantes don Jaime, doña Cristina y doña Beatriz visitan los pabellones de Chile y Colombia. En El Correo de Andalucía, de Sevilla. 24 de octubre de 1929, p. 1.

  • La estancia de la familia real en Sevilla. En El Noticiero Sevillano, de Sevilla. 24 de octubre de 1929, p. 8.

  • Llegada del Presidente de la República portuguesa a Sevilla. En El Correo de Andalucía, de Sevilla. 24 de octubre de 1929, p. 1.

  • De la estancia en Sevilla del general Carmona. En El Correo de Andalucía, de Sevilla. 24 de octubre de 1929, p. 6.

  • La estancia en Sevilla del Presidente de Portugal. En El Noticiero Sevillano, de Sevilla. 24 de octubre de 1929, p. 1.

  • Hoy es esperado en Sevilla el presidente de la República portuguesa. En El Noticiero Sevillano, de Sevilla. 23 de octubre de 1929, p. 1.

  • La semana de Chile. En El Noticiero Sevillano, de Sevilla. 24 de octubre de 1929, p. 8.

  • El Rey y el Presidente protestan del atentado al general Ibáñez. En El Correo de Andalucía, de Sevilla. 24 de octubre de 1929, p. 3.

  • Cariñosa despedida a la fragata "Sarmiento". En El Correo de Andalucía, de Sevilla. 24 de octubre de 1929, p. 5.

  • El Alcalde hace un llamamiento al pueblo sevillano para que concurra mañana a despedir a la fragata argentina “Presidente Sarmiento”. En El Correo de Andalucía, de Sevilla. 23 de octubre de 1929, p. 5.

Cómo citar esta entrada

23 de octubre de 1929. Llega el general Carmona. En El Diario de la Exposición, de Juan José Cabrero Nieves y Amparo Graciani, https://www.eldiariodelaexposicion.com/post/23-de-octubre-de-1929. Sujeto a Licencia Creative Commons.



133 vistas
ContactO

II Congreso Internacional sobre la Exposición Iberoamericana

 

E.T.S. Ingeniería de Edificación, Universidad de Sevilla

Avda. Reina Mercedes 4A, 3 planta

(Desp. Historia de la Construcción)

41012 Sevilla

​​

Tel: 0034-954-557-824

Móvil: 620-191-669

Ç

https://www.cieia.com/

  • CIEIA 2020