• CIEIA2020

23 de marzo




23 de marzo de 1930

De ciclistas, músicos y abanicos




El domingo 23 de marzo se celebró el II Gran Premio de Ciclismo de la Exposición Iberoamericana. Por la tarde, en la sala de espectáculos de las Galerías Comerciales Extranjeras de la avenida de la Raza, tuvo lugar un interesante concierto de órgano y voces.


Aquel día, dos establecimientos de la calle Sierpes, las casas Rubio y Chaparteguy, presentaron en sus escaparates sendas exposiciones de “abanicos luminosos”.


El II Gran Premio de Ciclismo de la Exposición Iberoamericana

El II Gran Premio de Ciclismo de la Exposición Iberoamericana, organizado por las sociedades Club Ciclista Sevillano y Sevilla Veloz Club con el patrocinio del Comité de Deportes del certamen, dio comienzo a las once y media de la mañana. La primera edición se había celebrado en junio de 1929.


Según recogía el reglamento del premio, publicado en los diarios locales el sábado 15 de marzo, los cuarenta kilómetros del recorrido corresponderían a diez vueltas del trayecto que, comenzando en la Plaza de América, frente al Pabellón Mudéjar, seguiría por la Glorieta de Méjico, hasta el final de la avenida Reina Victoria (actual de la Palmera), donde se realizaba el viraje de regreso que tuvo el mismo recorrido.


En la carrera, que duró una hora y doce minutos, participaron veintinueve corredores: los del Real Betis Balompié, de primera categoría, eran Antonio Alberico, Juan Álvarez Bueno (Pacolin), José Ruiz de Castro, José Ruiz de Castro (ganador del I Gran Premio), José Navarro Morgado y Alfonso Gil León; por el Club Ciclista Sevillano, participaron entre otros Manuel Reina Muñoz, Amador Jiménez Morales, Antonio Coronilla Gil, Félix Beato Magán, Antonio Montes García; y por el Camas Veloz-Club, Juan José Rebollo Tena y Rafael González Molina.



Alberico en cabeza, seguido por Ruiz de Castro, mantuvieron sus posiciones en todas las vueltas. La crónica periodística refirió los incidentes de la animada carrera; entre ellos, las tres caídas de Álvarez Bueno (Pacolín), que con gran esfuerzo recuperó los puestos perdidos, convirtiéndose en uno de los mejores de la competición, o ya en la última vuelta, cerca de la meta y cuando venía en el pelotón de cabeza, la caída de Reina a quien las heridas de sus rodillas le hicieron abandonar.


Pelotón de cabeza de la carrera (fot. de Dubois, hijo, en El Correo de Andalucía, de Sevilla, 25 de marzo de 1930, p. 8).





Tres corredores del Real Betis llegaron a la meta en un sprint reñidísimo, primero, Ruiz de Castro, que había quedado tercero en la primera edición del premio, seguido de Antonio Alberico y de Juan Álvarez Bueno (Pacolín).


Terminada la carrera, el presidente del Comité de Deportes, el marqués de las Torres de la Pressa entregó sendas copas al vencedor y al Betis que fue el equipo con los cinco corredores mejor clasificados.

El marqués de las Torres de la Pressa entrega la copa al vencedor (fot. de Serrano, en El Noticiero Sevillano, 25 de marzo de 1930, p. 8).




Fot. de Dubois (en El Correo de Andalucía, de Sevila, 25 de marzo de 1930, p. 8).










Los premios oscilaban entre las ciento veinticinco pesetas de los clasificados en primer y segundo lugar, las setenta y cinco del tercero y las quince pesetas del último clasificado, el de la catorceava posición. La clasificación fue la siguiente:


1º.-José Ruiz de Castro, del Real Betis Balompié.

2º.-Antonio Alberico, del Real Betis Balompié.

3º.-Juan Álvarez Buenos, del Real Betis Balompié.

4º.-Antonio Coronilla Gil, del Club Ciclista Sevillano.

5º.-Francisco Ruiz Cuevas, ídem.

6º.-José Castillo García, del Camas Veloz Club.

7º.-Francisco Barrios Sánchez, Club Ciclista Sevillano.

8º.-Manuel Bonilla Morales, ídem.

9º.-Manuel Parreño Villena, ídem.

10º.-Antonio Moreillo Castellano, ídem.

11º.-José Carballo De la Fuente, independiente.

12º.-Juan Rebollo Tena, Camas Veloz Club.

13º.-Félix Beato Magán, Club Ciclista Sevillano.

14º.-José Velázquez Díaz, ídem.




La misa en el Pabellón de Castilla la Vieja y León

Mientras discurría la carrera, en el Pabellón de Castilla la Vieja y León a las doce de la mañana, daba inicio la acostumbrada misa en recuerdo de los iniciadores de la Exposición que habían fallecido. En esta ocasión, fue oficiada por el capellán de honor honorario de Su Majestad, Juan González Pérez, que se ofreció para ello. Asistieron, entre otros, los hijos de Rodríguez Caso, el de Aníbal González, María Silva de Fernández y demás representantes de las casas de Colombí, Urbina y Luca de Tena, así como el vocal de la Comisión Permanente de la Exposición y delegado de Hacienda en Sevilla, marqués de Valdeíñigo, y el cronista de Valladolid, Francisco Mendizábal.


El concierto vespertino en la Sala de Espectáculos de las Galerías Americanas

A las seis y media de la tarde, en la Sala de Espectáculos de las Galerías Comerciales Extranjeras de la Avenida de La Raza tuvo lugar un interesante concierto de órgano y voces con la colaboración del maestro Almandoz y la Agrupación Coral Sevillana dirigida por el maestro Emilio Ramírez. El precio de la entrada fue de una peseta.


La primera parte del programa estuvo a cargo del maestro Almandoz, que interpretó piezas musicales en el órgano, como Introducción y Minueto de Boellmann y Andantino de C. Fraukc. En la segunda, intervino la Coral Sevillana, interpretando La Siesta de E. Morera; El Manzano (cherzo) de J. Guridi, Leyenda de Tschaikowsky, y Agora non, una canción de cuna asturiana, con voces blancas solas, de A. López; La Romería de la Fuente de E. Ramírez; Alalá de Monforte, de R. Benedito y con la señorita Rufo como solista; un Villancico popular de Andalucía, y La sardana de las monjas, de É. Morera.


El público ovacionó largamente todas las interpretaciones. Ante los insistentes aplausos, el maestro Ramírez hizo cantar fuera de programa y como regalo, la canción asturiana Xirigüela, que como las anteriores fue muy aplaudida.



Los abanicos luminosos de Casa Rubio y Chaparteguy

Aquel día Casa Rubio, establecimiento situado en el número 66 de la calle Sierpes, presentó en sus escaparates una exposición de “abanicos luminosos”. Los abanicos, de diferentes modelos tenían el país decorado en sus dos caras; en una se representaban los pabellones de la Exposición y, en la otra, una escena con la Giralda. El colorido fluorescente utilizado por el artista hacía que, al contemplarse en la oscuridad, las pinturas se convertían en nocturnas. La prensa los calificó como “una de las novedades salientes de la temporada”.


Este tipo de abanicos no fue exclusivo de Casa Rubio, pues la Casa Chaparteguy, establecida cerca de la anterior, en la calle Sierpes, 88, los expuso aquel domingo y también, aunque otros modelos, el domingo 30 otra sobre tipos y pabellones regionales de la Exposición.



Escaparate de Casa Rubio, con exposición de abanicos luminosos el domingo 23 de marzo (En El Correo de Andalucía, de Sevilla, 26 de marzo de 1939, p. 5).



Escaparate de Casa Chaparteguy, con exposición de abanicos luminosos el domingo 23 de marzo (En El Correo de Andalucía, de Sevilla, 3 de abril de 1939, p. 3).


En el Teatro de la Exposición

Aquel día la Compañía de Comedias de María Gámez, hizo tres funciones en el Teatro de la Exposición. A las cuatro de la tarde estrenó Seis pesetas, una novela escénica de Luis de Vargas Soto; y a las seis y media, repuso la comedia ¡Pégame, Luciano! de Pedro Muñoz Seca. A las diez y media de la noche volvió a representar Seis pesetas.


Noticias de la prensa local sobre la jornada

  • La misa en el pabellón de Castilla la Vieja y León. En El Noticiero Sevillano, de Sevilla. 25 de marzo de 1930, p. 1.

  • El segundo Gran Premio de la Exposición Ibero-Americana. En El Noticiero Sevillano, de Sevilla. 25 de marzo de 1930, p. 5.

  • Programa de la Exposición del día. En El Noticiero Sevillano, de Sevilla. 23 de marzo de 1930, p. 5.

  • Un concierto. En El Noticiero Sevillano, de Sevilla. 22 de marzo de 1930, p. 8.

  • El interesante concierto de ayer en las galerías comerciales. En El Noticiero Sevillano, de Sevilla. 25 de marzo de 1930, p. 8.

  • Casa Rubio (esquela publicidad). En El Correo de Andalucía, de Sevilla. 26 de marzo de 1930, p. 5.

  • Casa Chaparteguy. En El Correo de Andalucía, de Sevilla. 3 de abril de 1930, p. 3.

  • Espectáculos. Teatro Exposición. En El Noticiero Sevillano, de Sevilla. 23 de marzo de 1930, p. 2.


Cómo citar esta entrada

23 de marzo de 1930. De ciclistas, músicos y abanicos. En El Diario de la Exposición, de Juan José Cabrero Nieves y Amparo Graciani, https://www.eldiariodelaexposicion.com/post/23-de-marzo-de-1930. Sujeto a Licencia Creative Commons.



127 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo