• CIEIA2020

23 de junio




23 de junio de 1929

CONFRATERNIZANDO Y EXPORTANDO IDENTIDAD


Poco sucedió aquel 23 de junio. Era "domingo popular"; por cincuenta céntimos se podía pasar el día, hasta las nueve de la noche, en el recinto. La entrada nocturna, a dos pesetas, permitía entre otras cosas disfrutar de la iluminación artística que se activaba a esa hora, y a las once escuchar el concierto de la Banda del Regimiento de Soria en el Sector Sur.

En el Teatro de la Exposición, la Compañía de Casimiro Ortas hizo dos funciones: a las siete puso en escena "La tela" de Pedro Muñoz Seca y Pedro Pérez Fernández, y a las once menos cuarto, "¡Usted es Ortíz!" de Muñoz Seca. La prensa del día anunciaba que tres días después, el miércoles 26, no habría función en el Teatro de la Exposición, pues a las seis de la tarde la delegación colombiana ofrecería una fiesta musical a beneficio de la Cruz Roja Española, patrocinada por la infanta doña Luisa de Orleans.


No hubo actos, almuerzos o cenas oficiales ese día, pero sí un banquete privado, “de confraternidad”, en uno de los salones del Hotel Alfonso XIII que un acaudalado comerciante e industrial de Rosario (Argentina), Odilo Estévez Yánez, ofreció al comisario general argentino, Enrique Varaona, y a un grupo de distinguidos españoles y argentinos.

Odilo Estévez, nacido en Freas de Eiras (Orense, 1870), había emigrado a Argentina con catorce años. Allí amasó una gran fortuna como industrial y comerciante de yerba mate, convirtiéndose en uno de los más fuertes del ramo en Argentina, como propietario entre otras empresas, de "43". Estévez, que era considerado un “modelo de industrial emprendedor, perseverante e inteligentísimo”, estaba perfectamente integrado en la burguesía rosarina. En Rosario, Estévez desarrollaba una activa participación en la vida política, social y cultural de la ciudad, siendo Vicepresidente de la Comisión Municipal de Bellas Artes en la década de 1920.


Este almuerzo “de confraternización“ no era más que una muestra de las amplias expectativas filantrópicas, que las colonias de españoles en América, ponían en la Exposición como un foro de encuentro y restablecimiento de lazos culturales.


Como acostumbraba en sus viajes, Estévez aprovecharía su estancia en Sevilla para comprar obras de arte; no en vano, Odilo y su esposa, la rosarina Firma Mayor, eran los principales coleccionistas de arte de la ciudad, que con el tiempo, recibiría la vivienda familiar y la colección privada para la creación del Museo Municipal de Arte Decorativo Firma y Odilo Estévez.



Odilo Estévez y Firma Mayor en Villa Firma.




Odilo y Firma no podían faltar en Sevilla. Ambos abogaban por la fusión cultural y la confraternización entre españoles y argentinos. Cabe pensar que fue en Sevilla donde, cautivado por la belleza del Hotel Alfonso XIII, maravillado por la cerámica de Mensaque y Rodríguez de la escalera del hotel, Odilo encargó a esta firma trianera la decoración cerámica de Villa Firma, al pie del Cerro Uritorco, el Castillo Mudéjar del actual Pueblo Encanto: los zócalos cerámicos, el panel con la "Gallinita Ciega" de Goya, los veinticuatro jarrones que decoraban la propiedad, la “fuente de los sapos”,... sin duda, reminiscencias del Parque de María Luisa, sus jarrones y la Fuente de las Ranas. Dicen que todos los materiales de la casa llegaron de España, salvo la cal, la arena y la piedra y que para el transporte fueron necesarias tres bodegas de barcos. ¿Sería en Sevilla donde Odilo compró aquella Santa Catalina de Murillo, con el tiempo robada y ya, restaurada, de vuelta en el Museo Estévez? ¿Guardará relación con Estévez la vivienda que, sin duda, para un rosarino, Espiau, precisamente el arquitecto del Alfonso XIII, realizó en la calle San Vicente? En cualquier caso, Odilo quedó cautivado por la Sevilla de la Exposición y pensó que había exportado la identidad española, cuando ofreció a Alfonso XIII Villa Firma para que pasara allí su exilio.

Noticias de la prensa local sobre la jornada

  • Próxima fiesta a beneficio de la Cruz. En El Noticiero Sevillano, de Sevilla. 23 de junio de 1929, p. 1.

  • Vida de Sociedad. En El Correo de Andalucía, de Sevilla. 25 de junio de 1929, p. 3.

  • Programa de la Exposición del día. En Noticiero Sevillano, de Sevilla. 23 de junio de 1929, p. 10.

Cómo citar esta entrada

23 de junio de 1929. Confraternizando y exportando identidad. En El Diario de la Exposición, de Juan José Cabrero Nieves y Amparo Graciani, https://www.eldiariodelaexposicion.com/post/23-de-junio-de-1929. Sujeto a Licencia Creative Commons.




97 vistas
ContactO

II Congreso Internacional sobre la Exposición Iberoamericana

 

E.T.S. Ingeniería de Edificación, Universidad de Sevilla

Avda. Reina Mercedes 4A, 3 planta

(Desp. Historia de la Construcción)

41012 Sevilla

​​

Tel: 0034-954-557-824

Móvil: 620-191-669

Ç

https://www.cieia.com/

  • CIEIA 2020