• CIEIA2020

18 de mayo de 1930

La Procesión EUCARÍSTICA



El domingo 18 de mayo fue un día de gran esplendor en el recinto. Según las manifestaciones del Comisario Regio Carlos Cañal recogidas en la prensa local del martes 20, aquel domingo hubo un importante incremento de visitantes y se vendieron veinte mil entradas al recinto, lo que resultó curioso a la organización teniendo en cuenta que se había repartido varios millones de invitaciones entre los asistentes a la Asamblea Eucarística.


Por la mañana

A las diez de la mañana, y como prolongación de la Asamblea Eucarística Regional que se había clausurado la tarde antes, se celebró una solemne Misa Pontifical en la Catedral a la que asistieron las autoridades, el clero de la ciudad y los asambleístas.


A las doce, en el pabellón de Castilla la Vieja y León se celebró la habitual misa dominical en memoria de los iniciadores y creadores de la Exposición ya fallecidos. En esta ocasión, la ceremonia, que según la prensa contó con numeroso público, fue oficiada por el reverendo cura párroco de Cartaya. Allí, ese mismo día y contado con el apoyo del delegado del pabellón, la colonia castellano-leonesa de la ciudad se reunió para tratar la creación de la Casa Regional acordando que fuera el delegado del pabellón quien realizara las gestiones necesarias.


Los eventos vespertinos

A las cinco y media de la tarde, salió del Templo Metropolitano la solemne procesión eucarística con la custodia de Arfe de la Catedral en la que participó el cardenal Eustaquio Ilundain.



El Cardenal Ilundain en la procesión eucarística (fot. de Sánchez del Pando).


La comitiva, que estaba organizada en filas de cuatro en fondo, era numerosa. La integraban solo hombres, en concreto, representantes de colegios, juventudes y federaciones de estudiantes católicos, asociaciones eucarísticas, Adoraciones Nocturnas, cofradías sacramentales, nobleza, órdenes militares, Seminario, clero secular y regular de Sevilla, prelados asambleístas, representantes del cuerpo consular, corporaciones oficiales y milicia.


Monaguillos participantes en la procesión.


La procesión, que partió de la Puerta de Palos de la Catedral, recorrió la calle Hernando Colón, la plaza de la Constitución (de San Francisco), rodeó el Ayuntamiento, continuó por las calles Cánovas, Gran Capitán, Primo de Rivera y Reina Mercedes (actual avenida de la Constitución) hasta la plaza de Nuestra Señora de los Reyes (actual Puerta de Jerez) y siguió por la calle San Fernando y las glorietas Juan de Austria y del Cid. Pasadas las siete de la tarde, la comitiva entró en el recinto de la Exposición por la puerta de Isabel la Católica hasta llegar a la Plaza de España.



Croquis del recorrido de la procesión aparecido en la prensa local (El Correo de Andalucía, de Sevilla, 15 de mayo de 1930, p. 5).


La ceremonia de bendición, oficiada por Ilundain desde el altar del centro de la plaza, fue seguida por los señores de la comitiva, un grupo de mujeres invitadas (que lo fueron por pertenecer a las Asociaciones Eucarísticas o bien por su reconocida piedad) y por personas de ambos sexos que habían pagado la entrada de acceso al recinto, de la que estaban exentos tanto la comitiva como las invitadas. La distribución de cada grupo en la plaza había sido cuidadosamente establecida; de hecho, ya la prensa local del día 16, había difundido las instrucciones de acceso y organización. La comitiva ocupó la plaza; las señoras invitadas, que habían accedido la puerta de la avenida de Portugal, se colocaron en unas tribunas instaladas en las galerías, en las cubiertas y las azoteas, mientras que los que habían abonado la entrada se dispusieron delante de los bancos de las provincias.


Después de la bendición, los asistentes entonaron cantos sagrados. Finalizado el acto, la reserva del Santísimo Sacramento se realizó en el sagrario de la cercana parroquia de San Sebastián, en el barrio de El Porvenir, y se disolvió a los concentrados.



Otros eventos de la jornada

Por la tarde en el cinematógrafo de los Estados Unidos se repitió el programa del domingo anterior, 11 de mayo, que tanto éxito tuvo, y en la Glorieta de la Virgen de los Reyes, la Banda Municipal dio un concierto. La noche fue especial. En los dos sectores del recinto hubo iluminaciones extraordinarias, y en el Sur, a las once, una función extraordinaria de fuegos artificiales.


En el Teatro de la Exposición

En el Teatro de la Exposición, la Compañía María Guerrero-Fernando Díaz de Mendoza representó La propia estimación, obra de Jacinto Benavente estrenada en 1915. A las diez y cuarto, hubo una segunda representación en la que se puso en escena la comedia El ladrón, cuyo protagonista era Luis Candelas, famoso bandido madrileño del siglo XIX.


Noticias de la prensa local sobre la jornada
  • Procesión Eucarística del día 18 (plano). En El Correo de Andalucía, de Sevilla. 15 de mayo de 1930, p. 4.

  • La misa en el Pabellón Castellano-Leonés. En El Noticiero Sevillano, de Sevilla. 21 de mayo de 1930, p. 7.

  • Programa para hoy. En El Correo de Andalucía, de Sevilla. 18 de mayo de 1930, p. 3.

  • La Casa de Castilla la Vieja y León en Sevilla. En El Noticiero Sevillano, de Sevilla. 18 de mayo de 1930, p. 5.

  • Programa de la Exposición del día. En El Noticiero Sevillano, de Sevilla. 18 de mayo de 1930, p. 6.


Cómo citar esta entrada

18 de mayo de 1930. La procesión eucarística. En El Diario de la Exposición, de Juan José Cabrero Nieves y Amparo Graciani, https://www.eldiariodelaexposicion.com/post/18-de-mayo-de-1930. Sujeto a Licencia Creative Commons.





27 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo