• CIEIA2020

7 de octubre




7 de octubre de 1929

De libros, reconocimientos y descubrimientos.

Millán-Astray en Sevilla



El jueves 7 de octubre se celebró el Día del Libro en el recinto de la Exposición. En el Pabellón de Chile, se rindió un homenaje a Millán Astray y a los capitanes del Jesús del Gran Poder, Jiménez e Iglesias. Mientras tanto, seguían desarrollándose el II Congreso Nacional de Comercio de Ultramar, el match de tenis Portugal-España y la Semana Nacional de Portugal, en cuyo marco se inauguraba una de las principales actividades del programa: la Exposición Cultural La Era de los Descubrimientos. Portugal mostraba una vez más su amplio compromiso con el certamen, el mismo día en que la prensa anunciaba que el presidente de la República, el general Carmona, visitaría España del 17 al 25 de octubre; pasaría unos días en Madrid, cumplimentando a los reyes; después, del 20 al 21, estaría en la Exposición Internacional de Barcelona y, finalmente, acudiría a Sevilla donde permanecería hasta el 25 de octubre en que regresaría a Lisboa.


La Fiesta del Libro en la E.I.A.

Era el cuarto año en que, en recuerdo a la fecha en la que entonces se creía que había nacido Miguel de Cervantes, por Real Decreto de Alfonso XIII, la Fiesta del Libro se celebraba en España. Pero también el último pues en 1930 se trasladaría al 23 de abril por coincidir los fallecimientos de Miguel de Cervantes, William Shakespeare y el Inca Garcilaso de la Vega, argumentando que no había certeza de que Cervantes naciera el 7 de octubre y considerando que un día primaveral sería más apropiado para desarrollar actividades al aire libre.


La fecha no podía pasar desapercibida durante la Exposición Iberoamericana. El lugar escogido para la celebración de la Fiesta del Libro fue la Sección del Libro, situada en los salones contiguos al Palacio del Libro, junto a la Torre Sur de la Plaza de España.


Aquel día, para estimular la concurrencia a la Sección del Libro, la Compañía Ibero-Americana de Publicaciones S.A. reintegró el importe de la entrada al certamen a todos los que ese día compraron algo en la Feria del Libro, y obsequió a cada visitante con un ejemplar de una tirada especial del artículo Sevilla de la Enciclopedia Espasa y con colecciones de lujosos catálogos. Por otra parte, cada visitante a la Sección del Libro recibió un ejemplar del folleto Los Libros, donado por el ilustre cervantista ursaonense Francisco Rodríguez Marín, Presidente del Patronato del Libro y Director de la Biblioteca Nacional.



Los eventos de la mañana

Continuaba la Semana Nacional de Portugal. Por la mañana, la Banda de la Guardia Nacional Republicana dio un concierto en la Plaza de España. A las once, en el Salón de Actos de la Plaza de España, se celebró una nueva sesión plenaria del II Congreso Nacional del Comercio Español en Ultramar, en la que se continuó discutiendo sobre el tema del régimen arancelario, fiscal y de sanidad; tratados y convenios; comunicaciones y transportes y política de puertos. A las dos menos cuarto, se levantó la sesión.

Los eventos de tarde

El match Portugal-España

A las tres de la tarde, en Tablada, comenzaron los partidos de tenis entre los equipos de Portugal y España, que habían sido organizados por el Patronato del Comité de la Exposición. En el primero, el portugués Castro Pereira ganó al español Satrústegui. En el segundo, el español Tejada venció con facilidad a Pinto Coello. Los dos últimos partidos fueron dobles y se jugaron casi simultáneamente; en uno los portugueses Casanovas y Vasconcelo ante los españoles Satrústegui y Terjada, resultando estos ganadores; en el otro los portugueses Pereira y Verda, contra Mayer y Suqué, venciendo los españoles.

Actos de la Semana Nacional de Portugal

A las cuatro de la tarde se inauguró en los salones del Pabellón de Portugal la Exposición Cultural La época de los Descubrimientos, con comentario sobre los objetos expuestos realizados por José de Figuereido, director del Museo de Arte Antiguo de Lisboa y delegado del Consejo Superior de Bellas Artes. Al acto asistió el cardenal Ilundain, que fue recibido por el embajador Mello Barreto. Entre los valiosos objetos expuestos, se encontraban los famosos tapices de Pastrana, de Nuno Gosalvez, cedidos por el Gobierno español para esta exposición; la Custodia de Gil Vicente, fabricada con el primer oro de Indias que trajo Vasco de Gama, y otras muchas piezas de incalculable valor artístico y material.

A las seis de la tarde, en el Teatro de la Exposición, tuvo lugar un concierto de la Orquesta Sinfónica Portuguesa, dirigida por el maestro Pedro de Freitas Branco, con una selección de piezas en homenaje a los artistas españoles.

Actividades congresuales

A las cuatro, los congresistas reanudaron la sesión, que se levantó a las cinco y media. Después, fueron al Sector Sur, al Pabellón de Ybarra y González Byass, donde se celebró una gran fiesta típica en su honor.


Tras esta, acudieron a la Sociedad Económica de Amigos del País, en cuyo salón de actos, a las siete de la tarde Cristóbal Bermúdez Plata, jefe del Archivo de Indias, dictó la conferencia titulada La importancia de Sevilla en la historia del Comercio de España en las Indias. Tras ella, el ilustre historiógrafo Carlos Pereyra dio otra sobre El Guadalquivir en la Historia de América. A ambas conferencias, que habían sido organizadas por la Inspección General de Emigración, asistieron el infante don Carlos y el cardenal Ilundain.



Reconocimiento a Millán Astray y a los capitanes Jiménez e Iglesias

El protagonista de la jornada, sin duda fue el general José Millán-Astray y Terreros, fundador del Tercio de Extranjeros y de la Legión Española. A las seis de la tarde, en el Pabellón de Chile, tuvo lugar la solemne entrega de las placas y diplomas ofrecidos por la municipalidad de Valparaiso al general y a los capitanes Jiménez e Iglesias, pilotos del Jesús del Gran Poder, en recuerdo de su visita a aquella ciudad chilena. Según la prensa, el amplio vestíbulo del pabellón estaba abarrotado de público para presenciar el acto.


Poco antes de la ceremonia, Millán Astray había llegado de Algeciras en un automóvil conducido por el comandante Manuel Delgado Brackenbury. Los capitanes Jiménez e Iglesias, que volaron desde Larache, aterrizaron en Tablada minutos antes del acto, trasladándose inmediatamente al pabellón.


En el edificio fueron recibidos por el comisario general de Chile, Alberto Edward, los cónsules en Madrid y Sevilla, Lastarria y Domingo, el delegado del pabellón, García Oldini, y los demás miembros de la delegación chilena, el director de la Exposición Cruz Conde, el gobernador civil Mora Arenas y otras autoridades locales. Los asistentes realizaron una visita detenida a los salones e instalaciones chilenas, tras la que les fue ofrecido un aperitivo.


El homenaje conjunto al general de brigada y a los capitanes del Jesús del Gran Poder, Jiménez e Iglesias (quienes meses atrás habían ya sido recibidos como héroes en Sevilla), no era la primera vez que tenía lugar. De hecho, meses atrás, en primavera, los tres habían coincidido en un almuerzo homenaje a Millán-Astray , el “dos veces glorioso mutilado y cien veces heroico”, en el Jockey Club de Buenos Aires.


Asistentes a la solemne entrega de las placas y diplomas ofrecidos por la municipalidad de Valparaiso al general Millán Astray y a los capitanes Jiménez e Iglesias, pilotos del “Jesús del Gran Poder” en el Pabellón de Chile (fot. de Sánchez del Pando, Archivo Familia Sánchez Apellániz).


Todo parece indicar que el homenaje a Millán Astray debía haberse realizado en marzo de 1929, a comienzos de la Exposición Iberoamericana, cuando entonces la inauguración del certamen estaba prevista para el 15 de marzo de 1929; de hecho, la Exposición se había visto postergada al 9 de mayo, por la muerte el 6 de febrero de 1929 de la reina María Cristina de Habsburgo-Lorena, viuda de Alfonso XII y madre de Alfonso XIII.


A pesar del retraso de la inauguración de la Exposición, el viaje de Estado de Millán-Astray por Iberoamérica se mantuvo. Este sería una forma de divulgar el heroísmo de la Raza Hispana en Iberoamérica, aprovechando el prestigio que el general tenía en estas naciones sobre todo por sus méritos de guerra por las operaciones desarrolladas entre octubre de 1925 y septiembre de 1926, cuando en un combate al frente de la Legión de Tetuán perdió un ojo.


De ahí que, en marzo de 1929, Millán Astray visitara Sevilla, donde tuvo ocasión de ver cómo se ultimaban las obras del recinto de la Exposición Iberoamericana; aquellos días fue nombrado socio de honor del Ateneo de Sevilla y de la Sociedad Nuevo Casino; recibió un retrato que le había hecho Gonzalo Bilbao y posó para la estatua que estaba preparando Manuel Delgado Brackenbury. De Sevilla, salió para América desde Cádiz y, haciendo escala en Santa Cruz de Tenerife, viajó a Río de Janeiro, Copacabana, Montevideo, Buenos Aires, Santiago de Chile, Montevideo y La Habana. La mejor muestra del prestigio del que Millán-Astray gozaba en Iberoamérica es el apretado programa de actos sociales de aquella visita y que durante su viaje fuera recibido por las máximas autoridades e incluso por los presidentes del gobierno; en Argentina, por el embajador de España, Ramiro de Maeztu y por el presidente de la República Hipólito Yrigoyen; en Chile, a donde fue invitado por el embajador de España Gil Delgado, por el presidente Ibáñez y en Montevideo por el presidente Campisteguy.



Ahora, a comienzos de octubre, Millán-Astray volvió a Sevilla, después de haberse incorporado en septiembre a su puesto en Marruecos y de haber desarrollado unas maniobras en la cabila de Hammas entre el 2 y el 10 de septiembre.


Aquel homenaje que el 7 de octubre se le prestó en el Pabellón de Chile, debió ser propiciado por Lautaro Rosas, jefe de la guarnición de la Academia Militar de Cadetes Chilenos a quién Millán-Astray había conocido en aquel viaje durante su estancia en Valparaiso.





Después de este acto, el general Millán Astray efectuó una visita al Pabellón de Colombia, donde fue atendido por el delegado Pinto Valderrama, que le mostró los contenidos expuestos.

La noche en el recinto

Ante el mal tiempo reinante, se suspendió el espectáculo pirotécnico previsto para esa noche en el Sector Sur, que se aplazó al día siguiente. A las diez, coincidieron tres eventos en diferentes puntos del recinto.

De una parte, la visita de los asistentes al II Congreso Nacional de Comercio Español en Ultramar a las instalaciones de Panamá y El Salvador en las Galerías Comerciales Extranjeras, donde fueron recibidos por las correspondientes delegaciones.


Asistentes al II Congreso Nacional de Comercio Español en Ultramar a las instalaciones de Panamá en las Galerías Comerciales Extranjeras (fot. de Sánchez del Pando. Archivo Familia Sánchez Apellániz).


A esa misma hora, en el Casino de la Exposición, el Comité ofreció un banquete a la delegación portuguesa. A este asistieron el director del certamen José Cruz Conde, Silveira comisario general de Portugal, Mello Barreto embajador de Portugal en España señor, Jácome de Castro delegado del pabellón, el alcalde de Sevilla, otras autoridades locales y los delegados portugueses y americanos. A los postres, tomaron la palabra el señor alcalde, el gobernador civil, el director de la Exposición y el embajador de Portugal.

También a las diez de la noche, en el Teatro de la Exposición, la Compañía de Carmen Díaz estrenó La Maja, de Luis Fernández Ardavin, en la que en la quinta madrileña del pintor se desarrolla una intriga amorosa y romántica a través de los tapices de Goya.


Noticias de la prensa local sobre la jornada

  • Sección del Libro (esquela). En El Correo de Andalucía, de Sevilla. 6 de octubre de 1929, p. 3.

  • El programa para el lunes. El Correo de Andalucía, de Sevilla. 6 de octubre de 1929, p. 3.

  • Programa de la Exposición del día. El Correo de Andalucía, de Sevilla. 6 de octubre de 1929, p. 3.

  • El acto del lunes. En El Noticiero Sevillano, de Sevilla. 6 de octubre de 1929, p. 1.

  • La inauguración de la Exposición cultural. El Correo de Andalucía, de Sevilla. 8 de octubre de 1929, p. 1.

  • El banquete del Comité a la delegación portuguesa. El Correo de Andalucía, de Sevilla. 8 de octubre de 1929, p. 1.

  • La Semana de Portugal. En El Noticiero Sevillano, de Sevilla. 8 de octubre de 1929, p. 2.

  • Los españoles triunfan en el tercer match internacional Portugal-España. En El Noticiero Sevillano, de Sevilla. 8 de octubre de 1929, p. 2.

  • La visita del Presidente de la República a España. En El Noticiero Sevillano, de Sevilla. 8 de octubre de 1929, p. 6.

  • El Congreso del Comercio español en Ultramar. El Correo de Andalucía, de Sevilla. 8 de octubre de 1929, p. 6.

  • El II Congreso Nacional del Comercio Español en Ultramar. En El Noticiero Sevillano, de Sevilla. 8 de octubre de 1929, p. 5.

  • Las conferencias de los señores Bermúdez Plata y Pereyra. En El Noticiero Sevillano, de Sevilla. 9 de octubre de 1929, p. 8.

  • Solemne entrega al general Millán Astray y a los capitanes Jiménez e Iglesias de una medalla conmemorativa. En El Noticiero Sevillano, de Sevilla. 8 de octubre de 1929, p. 2.

  • El general Millán en el pabellón de Colombia. En El Noticiero Sevillano, de Sevilla. 8 de octubre de 1929, p. 2.

  • Aviso importante (esquela). En El Noticiero Sevillano, de Sevilla. 8 de octubre de 1929, p. 6.

  • Estreno de “La Maja”. En El Noticiero Sevillano, de Sevilla. 8 de octubre de 1929, p. 1.

Cómo citar esta entrada

7 de octubre de 1929. De libros, reconocimientos y descubrimientos. Millán-Astray en Sevilla. En El Diario de la Exposición, de Juan José Cabrero Nieves y Amparo Graciani, https://www.eldiariodelaexposicion.com/post/-de-octubre-de-1929. Sujeto a Licencia Creative Commons.



128 vistas
ContactO

II Congreso Internacional sobre la Exposición Iberoamericana

 

E.T.S. Ingeniería de Edificación, Universidad de Sevilla

Avda. Reina Mercedes 4A, 3 planta

(Desp. Historia de la Construcción)

41012 Sevilla

​​

Tel: 0034-954-557-824

Móvil: 620-191-669

Ç

https://www.cieia.com/

  • CIEIA 2020