• CIEIA2020

30 de mayo




30 de mayo de 1929

En LA FESTIVIDAD DE SAN FERNANDO



El jueves 30 de mayo de 1929 fue el primer día de Corpus Christi de la Exposición Iberoamericana; el segundo sería el 19 de junio de 1930. En esta ocasión, coincidía con el día de San Fernando. Después de la procesión, en la Catedral se ofició la misa con la que, como cada año desde que en 1671 el papa Clemente X canonizara a San Fernando, el día del fallecimiento del santo rey reconquistador de Sevilla, la ciudad le homenajeaba y se exponía su cuerpo incorrupto. Es probable que muchos de los asistentes a la ceremonia (al menos aquellos que según la prensa “hacían votos” por la mejoría de Aníbal González) rogaran al santo por la salud del arquitecto, debilitada y agravada tras haber sido puncionado por su obstrucción intestinal.

Pese a ser un día doblemente festivo, el carácter religioso de la jornada hizo que los eventos, de nuevo y salvo una excepción todos de tarde y noche, no fueran especialmente significativos. Aquel día, mientras sin novedades continuaba la Semana Nacional de los Estados Unidos, que se hallaba en su sexto día, lo más singular se desarrollaba en el Sector Sur, donde se abría al público el Barrio Moro y el Sevilla F. C. jugaba un segundo partido en el Stadium de la Exposición con el Rambla Juniors de Montevideo. Ya por la noche, en el Restaurante Heliópolis los miembros del Comité de la Exposición compartían con la sociedad que tenía a su cargo los Hoteles del Guadalquivir una cena privada. En otro ámbito, el Teatro de la Exposición continuaba con su programación.

Apertura al público del Barrio Moro

Lo más singular de aquella jornada fue, ya a las ocho de la tarde, la apertura al público de una importante instalación del Sector Sur: el Barrio Moro, inaugurado oficialmente por el rey Alfonso XIII diecisiete días antes, el 13 de mayo. Pese a ser de iniciativa privada, el Barrio Moro contaba con el apoyo del Alto Comisariado de España en Marruecos, complementando al Pabellón de Marruecos que la Dirección General de Marruecos y Colonias había construido en el extremo Sur de los Jardines de Las Delicias, entre los pabellones de Guinea Ecuatorial y Colombia.



A la derecha, el Barrio Moro de la Exposición Iberoamericana. Enfrente de él, el Pabellón de Córdoba (©ICAS-SAHP. Fototeca Municipal de Sevilla, fondo Sánchez del Pando).



Barrio Moro de la Exposición Iberoamericana (postal de época).

El barrio, que reproducía uno magrebí, resultaba ciertamente atractivo al visitante, que al precio de una peseta la entrada, en los bazares de sus dos zocos podía encontrar toda clase de objetos decorativos árabes, consumir en el café-restaurante y en el bar americano tés morunos por la tarde y cenas “americanas” por la noche y, en las fiestas típicas que en él se organizaban, contemplar las actuaciones de danzarinas de Tetuán y chejas de Fez.

En un contexto en el que todo obedecía a una cuestión ideológica, la elección de la fecha de la apertura no podía ser casual. La celebración de la festividad del rey San Fernando que el 23 de noviembre de 1248 había reconquistado la ciudad a los infieles debía compatibilizarse con el discurso proteccionista del gobierno de Primo de Rivera y la labor desarrollada por el Protectorado Español de Marruecos, en concreto por la Dirección General de Marruecos y Colonias. Potenciar el Barrio Moro era una forma de promover la integración y el acercamiento cultural entre españoles y marroquíes.




Interior del Barrio Moro (fot. colección Roisin, fot. de Barcelona, Institut d´ Estudis Fotogràfics de Catalunya).




Inauguración extraoficial de los Hoteles del Guadalquivir

El 30 de mayo, el Comité de la Exposición fue homenajeado con una cena privada por la Sociedad Hoteles del Guadalquivir. Esta entidad gestionaba la explotación de esta colonia de 396 hoteles, construida dentro del Sector Sur de la Exposición (en una franja de terrenos de la Dehesa de Tablada) y al amparo de la Ley de Casas Baratas, por lo que durante la Exposición estos chalets servirían de alojamiento transitorio de tercera clase (en régimen de alquiler) y a la clausura de la muestra se convertirían en viviendas.

La cena se celebró en el restaurante de la barriada, situado en la plaza principal del conjunto, que llevaba por nombre “Gran Restaurant Heliópolis.” Sería precisamente de este establecimiento del que con el tiempo, y así consta al menos desde 1932, el barrió recibió su actual denominación. En el momento, la propia plaza es referida en la prensa como la "Gran Plaza Heliópolis".


El edificio de la plaza central de los Hoteles del Guadalquivir, en construcción en 1928, luego destinado a Gran Restaurant Heliópolis (©ICAS-SAHP. Fototeca Municipal de Sevilla, fondo Serrano).


La cena y el espectáculo que la acompañó formaban parte de una activa campaña propagandística de los Hoteles por parte de la empresa que los gestionaba, la Sociedad Hoteles del Guadalquivir, que ya encontraba serios problemas para alquilar los hoteles, como evidencia la rebaja progresiva de los precios de alquiler. La cena fue promocionada en prensa como el acto de inauguración extraoficial de los Hoteles del Guadalquivir, que días después serían inaugurados de forma solemne y oficial. Con el mismo objetivo de amenizar la velada, se contrató a la que según la prensa era una de las mejores orquestas de Berlín: la afamada orquesta alemana Steiner, integrada por profesores alemanes. Poco después los trabajos de Max Steiner en Hollywood le convertirían en uno de los padres del sinfonismo clásico estadounidense.


Otra de las vías a las que la Sociedad Hoteles del Guadalquivir recurrió para promocionarlos fue incluir entre los comensales a un personaje de máxima relevancia. En concreto recurrió a una soprano valenciana de reconocimiento mundial, Lucrecia Bori (Lucrecia Borja y González de Riancho) ¿Quién mejor que Bori, considerada la “reina del Metropolitan Opera House de Nueva York”, una auténtica diva que ya se había implicado en iniciativas para promocionar la imagen de España? Así lo había hecho en 1927 cuando, bajo el patrocinio de los reyes y a beneficio de la Ciudad Universitaria de Madrid, la soprano organizó una función de gala para el 27 de noviembre en la Metropolitan Opera House de Nueva York.



Lucrecia Bori, la “reina del Metropolitan Opera House de Nueva York”.


El Liberal de Sevilla, en su número del día siguiente diría que "los sevillanos no conocían la gran plaza de la barriada Hoteles del Guadalquivir, cuya entrada es pública, ni saben que allí hay un “restaurant” lujosísimo, ni han escuchado la magnífica orquesta Steiner. Pero lo sabrán muy pronto y este verano la gran plaza de Heliópolis será el punto de reunión de las personas de buen gusto”.

Durante el mes de mayo la orquesta dio conciertos diarios en “las terrazas del Restaurant”; después participaron en programas variados siendo de mediados de agosto su última intervención que la prensa recoge. Finalizado el verano, ante la escasa demanda ocupacional a pesar de haber aplicado sustanciales rebajas a los precios y una promoción de verano que conllevaba otros beneficios, la sociedad rescindiría el contrato a la orquesta e iniciaría el proceso de liberalización de los hoteles como alojamiento turístico.

Actos de la Semana de los Estados Unidos

En el sexto día de la Semana de los Estados Unidos, las actividades fueron las habituales. Por la mañana, de once a doce y media, en la Plaza de América, hubo un concierto de la banda militar de los Estados Unidos, que en esta ocasión ejecutó una selección de piezas del Paraguay, Perú, Salvador, Uruguay y Venezuela, cuyos delegados en la Exposición intervinieron en los intermedios. De siete a nueve, la banda dio un concierto en los jardines, mientras en el Cinematógrafo se proyectó la película “Nuestro es el Mar”, de la que la prensa resaltaba “sus cuadros trágicos de tempestades en el Océano”. No hay sin embargo referencias a la fiesta que a las nueve y media de la noche solía celebrarse en el Edificio Consular. quizás porque el Comité al pleno estaba en la cena del Gran Restaurant Heliópolis. A partir de las diez de la noche, la estación de radio del pabellón, conectó con la estación inglesa de Ghahusford para retransmitir al público el resultado de las elecciones inglesas. La retransmisión estuvo especialmente dedicada a la colonia inglesa de la ciudad.



El partido del Sevilla y el Rampla Juniors

El 30 de mayo se celebró el segundo encuentro del Sevilla F.C. con el Rampla Juniors de Montevideo, después de que el del día 27, previsto para una selección andaluza, fuera finalmente jugado el equipo rojiblanco. A diferencia del "violentísimo" partido anterior, en este todo discurrió con tranquilidad, finalizando con un 2-0 a favor del Sevilla.


En el Teatro de la Exposición

Aquel día en el Teatro de la Exposición hubo dos pases uno a las siete de la tarde y otro a las once menos cuarto de la noche, en los que la Compañía de Eulogio Velasco continuaba con la interpretación de la zarzuela "Las maravillosas", escrita en 1928 por Antonio Paso y Tomás Borras, con música del compositor valenciano Juan Bautista Vert Carbonell con su habitual colaborador Reveriano Soutullo. La pieza había estado en escena, con gran éxito, en enero en el Teatro Price de Madrid.

Noticias de la prensa local sobre la jornada

  • La semana de los Estados Unidos. En El Correo de Andalucía, de Sevilla. 30 de mayo de 1929, p. 1.

  • El estado de don Aníbal González. En El Correo de Andalucía, de Sevilla. 30 de mayo de 1929, p. 1.

  • Teatros. En El Correo de Andalucía, de Sevilla. 30 de mayo de 1929, p. 3.

  • La Semana estadounidense en la Exposición. En El Noticiero Sevillano, de Sevilla. 30 de mayo de 1929, p. 1.

  • Las elecciones inglesas. En El Noticiero Sevillano, de Sevilla. 30 de mayo de 1929, p. 1.

  • Inauguración del Barrio Moro (publicidad). En El Noticiero Sevillano, de Sevilla. 30 de mayo de 1929, p. 3.

  • Una comida al comité de la Exposición. En El Correo de Andalucía, de Sevilla. 31 de mayo de 1929, p. 5.

  • Comida íntima. En El Liberal, de Sevilla, 30 de mayo de 1929, p. 6.

  • En el Stadium de la Exposición Ibero-Americana. En El Correo de Andalucía, de Sevilla. 31 de mayo de 1929, p. 6.

  • En el estadio de la Exposición. En El Noticiero Sevillano, de Sevilla. 31 de mayo de 1929, p. 2.

Cómo citar esta entrada

30 de mayo de 1929. En la festividad de San Fernando. En El Diario de la Exposición, de Juan José Cabrero Nieves y Amparo Graciani, https://www.eldiariodelaexposicion.com/post/30-de-mayo-de-1929-y-1930. Sujeto a Licencia Creative Commons.





30 de mayo de 1930

Jornada Anodina



Por la tarde en el Salón de Actos del edificio central de la Plaza de España, José María Sánchez Bermejo, archivero bibliotecario provincial y municipal de Ávila, dictó la segunda de las conferencias del ciclo "Charlas Avilesas", que en esta ocasión versó sobre diversos aspectos de la historia de Ávila.

En el Teatro de la Exposición, a las diez y media de la noche, la Compañía de Juan Bonafé y Hortensia Gelabert puso en escena “El infierno”, comedia de Antonio Paso Cano y Joaquín Abati Díaz.

Noticias de la prensa local sobre la jornada
  • Las "Charlas Avilesas" en la Exposición Ibero Americana. En El Noticiero Sevillano, de Sevilla. 31 de mayo de 1930, p. 1.

  • Las conferencias sobre "Avila y América" en la Exposición. En El Correo de Andalucía, de Sevilla. 31 de mayo de 1930, p. 3.


Cómo citar esta entrada

30 de mayo de 1930. Jornada anodina. En El Diario de la Exposición, de Juan José Cabrero Nieves y Amparo Graciani, https://www.eldiariodelaexposicion.com/post/30-de-mayo-de-1929-y-1930. Sujeto a Licencia Creative Commons.





234 vistas
ContactO

II Congreso Internacional sobre la Exposición Iberoamericana

 

E.T.S. Ingeniería de Edificación, Universidad de Sevilla

Avda. Reina Mercedes 4A, 3 planta

(Desp. Historia de la Construcción)

41012 Sevilla

​​

Tel: 0034-954-557-824

Móvil: 620-191-669

Ç

https://www.cieia.com/

  • CIEIA 2020