• CIEIA2020

20 de mayo




20 de mayo de 1929

LA CABALGATA HISTÓRICA MARIANA



El lunes 20 de mayo el Congreso Mariano Hispanoamericano estaba ya próximo a su fin. Después de la intensa jornada del día anterior marcada por el éxito de la Procesión Mariana Extraordinaria, la semana comenzó con dos nuevos actos singulares. Dos representaciones con las que se pretendía promover el fervor mariano en la ciudadanía reivindicando, al tiempo, la devoción que Sevilla había demostrado a lo largo de su historia. Dos actividades, hoy diríamos "colaborativas" en las que diferentes estratos y grupos sociales se implicaron bajo la coordinación de sendas instituciones ajenas al Comité de la Exposición en pro del disfrute y sobre todo la educación en historia y valores de los sevillanos. Dos nuevas experiencias exitosas que, en el futuro, serían de nuevo emuladas.

Por la mañana, en el Teatro de la Exposición, se puso en escena “El Santo Rey Don Fernando”, un auto sacramental de Calderón de la Barca, cuya representación estuvo organizada por el Cabildo catedralicio. El canónigo Antonio Mañes Jerez se ocupó de la organización y el maestro de capilla de la Catedral Eduardo Torres de las ilustraciones musicales. El auto fue interpretado por jóvenes de la sociedad sevillana, dirigidos por el actor Vicente Carrión; este dirigía la compañía titular del Teatro del Duque de Sevilla, que era la Gran Compañía de Obras de Gran Espectáculo, que trabajaba sobre todo el sainete lírico y la zarzuela.



Escena del auto sacramental “El Santo Rey Don Fernando” de Calderón de la Barca representado en el Teatro de la Exposición (Fot. de Dubois, publicada en El Correo de Andalucía. 23 de mayo de 1929, y en Crónica Oficial del Congreso Mariano Hispano-Americano de Sevilla. 1929, p. 960).

Aquella tarde tuvo lugar el evento, sin duda, más singular del congreso, la Cabalgata Histórica Mariana, que entre las seis y las ocho recorrió las principales calles del centro de la ciudad.


La cabalgata estaba promovida y gestionada desde el Círculo de los Luises, institución local con sede en la calle Trajano conocida como Academia de Estudios Sevillanos de Los Luises. Sus diferentes "cuadros" temáticos recayeron sobre distintas asociaciones y hermandades de la ciudad, cuya actuación supervisó una comisión presidida por José González Álvarez, marqués de Esquivel, e integrada por los señores Abaurrea, Jiménez Fernández, Carlos Serra y Pickman, Modesto Cañal y Aníbal González como asesor artístico.


La cabalgata se organizaba en seis "cuadros", conformados por carrozas (salvo el segundo) y figurantes a pie y a caballo. Cada uno recreaba episodios de un momento histórico en el que la ciudad de Sevilla había mostrado su devoción por la Virgen María: la época romana, la visigoda, el reinado de Fernando III el Santo, el descubrimiento de América y la Guerra de la Independencia.


Los cuadros I y II estuvieron a cargo de la Congregación de Hijas de María de las Concepcionistas, que contaron con el asesoramiento del arqueólogo Luis Taviel de Andrade y la dirección artística Juan Miguel Sánchez. En el primero, alusivo al siglo III d.C., una carroza recreaba el momento en que, en la cárcel, las santas locales Justa y Rufina rezaban a la Virgen mientras las observaba, escondido, el prefecto de Sevilla Diogeniano; las seguía Sabino, convertido al cristianismo, acompañado de su cohorte y unas de damas romanas que encarnaban al pueblo.


Carroza del cuadro I de la Cabalgata Histórica Mariana (siglo III), representando a las santas Justa y Rufina en la cárcel orando a la Virgen María (©ICAS-SAHP, Fototeca Municipal de Sevilla, fondo Serrano; Fot. publicada en Mundo Gráfico. 29 de mayo de 1929).

El segundo cuadro, dedicado a la época visigoda, recreaba un episodio del siglo VI, en el que Recaredo traicionó a su hermano San Hermenegildo. Ambos aparecían a caballo (Recaredo, con pompa real y Hermenegildo, desarmado, sin corona y escoltado por guerreros); los seguía la reina Badgo (mujer de Recaredo), sus damas y el arzobispo de Sevilla, San Leandro, tío de ambos.


El tercer cuadro, organizado por un grupo de jóvenes actores, aludía a la entrada de Fernando III en Sevilla, en 1248, acompañado por el arzobispo don Remondo y de su hijo Alfonso X El Sabio, la reina doña Juana de Ponthieu -con sus damas-, los maestros de las órdenes militares; Ramón Bonifaz y una escolta de guerreros.


Figurantes del cuadro III de la Cabalgata Histórica Mariana (siglo XIII) representando a damas de la corte a caballo, en su paso por la Plaza del Duque. (©ICAS-SAHP, Fototeca Municipal de Sevilla, fondo Serrano).


El cuarto cuadro fue organizado por las Hermanas de la Congregación de las Hijas de María de las Irlandesas, quienes contaron con el apoyo de las condesas de Ybarra y Bustillo, la marquesa de Gómez de Barreda y María de la Serna de Delgado. Representaba a Colón, cuando en Sevilla en 1493, antes de su segundo viaje a América, se encomendó a la Virgen de la Antigua. Le acompañaban su hermano Bartolomé y sus hijos Hernando y Diego, seguidos por frailes, caballeros, soldados y marineros.


En el quinto cuadro se representaba a los cabildos eclesiásticos y seculares dirigiéndose a la Catedral en 1617 para hacer el solemne voto de defender el dogma concepcionista, después de que los sevillanos enviados a Roma lo obtuvieran del Papa. Aparecían Vázquez de Leca, Bernardo del Toro y el padre Juan de Pineda, un alguacil, los veinticuatro a caballo, el arzobispo rodeado de pajes y, tras él, los miembros del Cabildo y también Murillo, Martínez Montañés y Miguel Cid, artistas que con sus obras promovieron la devoción mariana. El cuadro fue organizado por la Congregación de las Hijas de El Valle, contando con la colaboración de diferentes damas de la alta sociedad local, y bajo la dirección artística de Martínez del Cid y el asesoramiento de Joaquín Hazañas y la Rúa.


En el sexto cuadro, organizado por la Congregación de Los Luises, se representaba a las tropas españolas depositando ante la Virgen de los Reyes las banderas napoleónicas ganadas en la batalla de Bailén en 1808, las trompetas de Guardias Patrias, un escuadrón que escoltaba las carrozas de los vocales de la Junta, una banda de trompetas y un escuadrón acompañando al general Castaños y al comisario de la Junta Suprema en el Ejército y del Estado Mayor, y cerrando el cuadro, un grupo de prisioneros y un destacamento de piqueros y garrochistas.


La cabalgata se inició en la Plaza de la Gavidia; continuó por las calles de las Cortes, Jesús del Gran Poder, la Plaza del Duque, la Campana, la calle Sierpes, la Plaza de la Constitución y la avenida Reina Mercedes, terminando en la Plaza del Triunfo. Finalizada la Cabalgata Histórica, en la esquina de la Catedral, frente a la calle Almirantazgo, y bajo la dirección artística de Aníbal González se levantó un escenario, donde se instalaron potentes altavoces para la lectura de loas a la virgen, primero por parte de cada uno de los grupos conforme estos iban entrando en la Catedral, y finalmente, a las ocho de la tarde, la compuesta por el jesuita padre Risco.


En el recinto de la Exposición

La jornada coincidía con la efemérides del Día de la Independencia de Cuba, en la que se celebraba el reconocimiento de Cuba como nación independiente el 20 de mayo de 1902. De ahí que los dos únicos eventos importantes del día se vincularan a la participación cubana. El primero fue un almuerzo en el pabellón nacional ofrecido por el ministro de la Legación nacional en Madrid al personal consular y a la delegación cubana del pabellón. En el almuerzo también se celebró la toma de posesión del general Machado en su nuevo periodo presidencial. El segundo evento de la jornada fue la puesta en escena, en el Teatro de la Exposición, de la obra "Tiempo muerto" del cubano Manach, representada por la Compañía de Camila Quiroga.



Noticias de la prensa local sobre la jornada


  • La Exposición Ibero Americana. En ABC, de Madrid, 21 de mayo de 1929, pp. 25-27.

  • La cabalgata histórica-mariana desfiló ayer brillantemente, siendo aclamada por el público. En El Noticiero Sevillano, de Sevilla. 21 de mayo de 1929, p. 1.

  • En el teatro de la Exposición. Representación del auto sacramental de Calderón de la Barca “El Sant Rey Don Fernando”. En El Noticiero Sevillano, de Sevilla. 21 de mayo de 1929, p. 3.

  • El Auto Sacramental en el teatro de la Exposición. En El Correo de Andalucía, de Sevilla. 21 de mayo de 1929, p. 3.

  • La Cabalgata Histórica Mariana desfiló ayer tarde entre el entusiasmo de la multitud. En El Correo de Andalucía, de Sevilla. 21 de mayo de 1929, p. 4

  • La fiesta de Cuba. En El Correo de Andalucía, de Sevilla. 22 de mayo de 1929, p. 5.

  • Teatro de la Exposición. La actuación de Camila Quiroga. En El Noticiero Sevillano, de Sevilla. 22 de mayo de 1929, p. 2.

Bibliografía
  • RAMOS FERNÁNDEZ, C. (2017). El teatro en Sevilla durante la celebración de la Exposición Iberoamericana de 1929. Sevilla: Ed. Asociación Cultural Benilde, pp. 51-58.


Cómo citar esta entrada

20 de mayo de 1929. La Cabalgata Mariana En El Diario de la Exposición, de Juan José Cabrero Nieves y Amparo Graciani, https://www.eldiariodelaexposicion.com/post/20-de-mayo-de-1929-y-1930. Sujeto a Licencia Creative Commons.





20 de mayo de 1930

PREPARANDO LAS FIESTAS COLOMBINAS


A prácticamente un mes de la clausura de la Exposición Iberoamericana y después de la Asamblea Eucarística, y sobre todo de la procesión eucarística del día 18, el Comité se afanaba en preparar nuevos festejos y, en paralelo, los de la clausura del certamen. Los más inmediatos eran las denominadas Fiestas Colombinas, con las que pretendía homenajear a los descubridores y colonizadores.


Las fiestas constarían de una cabalgata o retreta alegórica, una gran verbena en la Plaza de España, fuegos artificiales y diversos festejos dedicados a los descubridores. La prensa local de aquel 20 de mayo, en concreto El Correo de Andalucía y El Noticiero Sevillano, ofrecía información escrita de la gran retreta alegórica prevista para el sábado 24 de mayo, y un gran despliegue fotográfico de las carrozas que el artista valenciano Tadeo Villalba ultimaba en su taller.

El teatro en la Exposición.

Aquella noche, en el Teatro de la Exposición, la Compañía Guerrero-Mendoza se despedía del público sevillano con la conocida obra de Marquina, "En Flandes se ha puesto el Sol”.


Noticias de la prensa local sobre la jornada
  • Las grandes fiestas en la Exposición. En El Noticiero Sevillano, de Sevilla. 20 de mayo de 1930, p. 3.

  • Manifestaciones del comisario regio. La retreta alegórica del sábado. En El Correo de Andalucía, de Sevilla. 21 de mayo de 1930, p. 1.

  • Exposición Ibero Americana. Nuevos elementos para la Retreta alegórica. En El Noticiero Sevillano, de Sevilla. 21 de mayo de 1930, p. 1.

  • Teatro. Exposición. En El Noticiero Sevillano, de Sevilla. 21 de mayo de 1930, p. 1.


Cómo citar esta entrada

20 de mayo de 1930. Preparando las Fiestas Colombinas. En El Diario de la Exposición, de Juan José Cabrero Nieves y Amparo Graciani, https://www.eldiariodelaexposicion.com/post/20-de-mayo-de-1929-y-1930. Sujeto a Licencia Creative Commons.





176 vistas
ContactO

II Congreso Internacional sobre la Exposición Iberoamericana

 

E.T.S. Ingeniería de Edificación, Universidad de Sevilla

Avda. Reina Mercedes 4A, 3 planta

(Desp. Historia de la Construcción)

41012 Sevilla

​​

Tel: 0034-954-557-824

Móvil: 620-191-669

Ç

https://www.cieia.com/

  • CIEIA 2020